sábado, 28 de febrero de 2009

GLÁNDULAS ENDÓCRINAS Y EXÓCRINAS

GLÁNDULA

Órgano (a veces sólo una célula) cuya función principal es la elaboración de una o más sustancias químicas específicas (secreciones) que son expulsadas al exterior de la glándula.

GLÁNDULAS DE SECRECIÓN INTERNA
(GLÁNDULAS ENDÓCRINAS)


Llamadas de secreción interna porque vierten su secreción directamente en la sangre a través de la cual la difunde por todo el organismo en fracciones de segundo, ejerciendo su función en aquellas zonas del organismo en donde existen dispositivos (fijadores) para retener la secreción.

La secreción de las glándulas endocrinas se denomina “hormona” que en griego quiere decir “yo excito”, aludiendo al efecto que producen y que puede ser de tres tipos: fisiológico (alteración de la fisiología vg. Aumento de la presión arterial); emocional: gusto o disgusto, vg. Miedo, o excitación sexual; conductual: modificación de la conducta vg. Conducta agresiva o conducta sexual.
El cuerpo contiene un sistema maravilloso de glándulas y nervios que organizan el trabajo del corazón, pulmones, riñones, hígado, vasos sanguíneos e intestinos, haciendo que trabajen con su máxima eficiencia en una emergencia. Y cuando la amenaza termina, el mismo sistema glandular tranquiliza todo nuevamente.

El sistema endocrino está compuesto por varias glándulas, que incluyen la hipófisis (pituitaria), la tiroides, las glándulas suprarrenales (adrenales) y las gónadas (sexuales), así como el páncreas que produce la insulina, glándula pineal y timo.


HIPÓFISIS O PITUITARIA.

Localizada en una cavidad osea, la silla turca, inmediatamente por debajo del hipotálamo en el cerebro.
Mide apenas 1.27 centímetros y pesa menos de medio gramo. Se localiza en la base del cerebro. Se le identifica principalmente como la “glándula maestra” porque secreta hormonas que ejercen una acción reguladora, sobre otras tres glándulas, las suprarrenales, el tiroides, y las gónadas.
Si una de estas tres falla y no secreta la cantidad necesaria de su hormona particular, la hipófisis secreta cantidades mayores de una hormona que tiene la función específica de estimular la glándula en cuestión. La hipófisis se divide en dos partes (o lóbulos), anterior y posterior. La porción posterior de la glándula, algunas veces denominada neuro-hipófisis, libera hormonas secretadas por las células nerviosas del hipotálamo.

Estas hormonas afectan, entre otras cosas, la retención de los líquidos en los tejidos del cuerpo. La porción anterior secreta tres hormonas: la adrenocorticotropina, la tirotropina y la gonadotropina, lo mismo que cierto número de otras hormonas.

Las hormonas gonadotroficas (gonadotrofina) son secretadas por la glándula hipófisis anterior y tienen influencias sobre las gónadas (o glándulas sexuales).
Hay dos hormonas gonadotroficas: la hormona foliculoestimulante (HFE) y la hormona luteinizante (HL) que estimulan el crecimiento de los óvulos en los ovarios y los espermas en los testículos. En las mujeres, la hormona foliculoestimulante y la luteinizante controlan la producción y liberación de estrógenos y la hormona progesterona, ambos producidos en los ovarios. En los hombres, la hormona luteinizante controla la producción por los testículos de la liberación de la hormona testosterona.

La hormona del crecimiento, conocida como hormona humana del crecimiento (HHC) u hormona somatotrofica (HS) afecta el crecimiento total y el moldeamiento del esqueleto. La deficiencia de esta hormona provoca enanismo, mientras que el exceso provoca el gigantismo o acromegalia. La glándula hipófisis también secreta una hormona lactogenica, la luteotrofica (HLT), que contiene la hormona prolactina, la cual es secretada durante el embarazo y todo el periodo de la producción de leche después del nacimiento del niño. Esta hormona estimula el crecimiento mamario así como las funciones secretorias de la mama.



TIROIDES:

Llamada también tirotropina, es otra hormona secretada por la hipófisis anterior, ésta se encuentra en la parte anterior del cuello inmediatamente por debajo de la laringe y sobre la traquea, es un órgano impar de la región cervical, formado embriológicamente de las células endodérmicas de la base de la faringe.
Segrega la tiroxina, que influye en el metabolismo general del organismo, es una hormona que contiene yodo, cuyo principal efecto es aumentar la velocidad de los procesos de oxidación. Aunque no se conoce el medio preciso por el cual lo logra, diversos estudios han demostrado que los tejidos expuestos a la tiroxina producen cantidades mayores de la mayor parte de sus enzimas, se ha demostrado que bajo la influencia de la tiroxina se incrementa notablemente la producción de por lo menos 13 enzimas celulares y como éstas son los reguladores de las reacciones químicas de las células, es fácil comprender la manera en que esto aceleraría el metabolismo celular.

LA TIROXINA TIENE VARIOS EFECTOS SOBRE FUNCIONES ESPECIFICAS DEL CUERPO:

Sobre el metabolismo corporal: la falta de producción de tiroxina por la glándula tiroides disminuye el metabolismo a la mitad de lo normal aproximadamente. Por otra parte, la secreción de grandes cantidades puede incrementar el metabolismo hasta dos veces de lo normal.
La tiroxina hace que el cuerpo consuma los carbohidratos de que dispone con mucha rapidez, y a continuación que se abra camino en la profundidad de las reservas de grasas. Por tanto, la persona que produce tiroxina en exceso suele perder peso, a veces con mucha rapidez. Por otra parte, la que produce menos de lo normal desarrolla a menudo obesidad.

Sobre el sistema cardiovascular: afecta al sistema cardiovascular de dos maneras. En primer lugar, al incrementarse el metabolismo todos los tejidos del cuerpo requieren cantidades mayores de nutrientes. Esto produce vasodilatación en todos los tejidos y hace que el corazón propulse cantidades mayores de sangre que las ordinarias.
En segundo lugar, la tiroxina tiene un efecto directo sobre el corazón e incrementa su metabolismo, lo mismo que la frecuencia y la fuerza de su contracción. Estos efectos ayudan a reforzar el gasto cardiaco.

Sobre el sistema nervioso: incrementa la actividad del sistema nervioso. Los reflejos se vuelven muy excitables cuando la tiroxina es excesiva, pero muy torpes cuando está disminuida. La tiroxina incrementa el grado de vigilia de la persona, en tanto que la falta de la misma la hace a veces dormir hasta 12 a 15 horas al día..
Un efecto especial de la tiroxina sobre el sistema nervioso es la producción de temblor continuo en los músculos. El temblor es muy fino pero rápido, y tiene una frecuencia de 10 a 16 veces por segundo, considerablemente más rápido que el temblor causado por las enfermedades de los ganglios vasales o del cerebelo.

Sobre el aparato digestivo: la tiroxina incrementa la motilidad del aparato gastrointestinal y fomenta la secreción copiosa de los jugos digestivos. Si se intensifican estas actividades lo suficiente, puede sobrevenir diarrea. Por otra parte, la falta de tiroxina produce los efectos opuestos: motilidad perezosa y disminución importante de la secreción, lo que da por resultado estreñimiento. La producción excesiva de tiroxina produce además apetito voraz por la aceleración del metabolismo. La persona come en grandes cantidades, digiere con rapidez y absorbe numerosos nutrientes, pero los metaboliza tan rápido como los recibe.



ANOMALÍAS DE LA SECRECIÓN TIROIDEA.


HIPERTIROIDISMO
Es causado por la gran producción de tiroxina, a veces hasta 15 veces de lo normal. Más a menudo el incremento de producción se debe a una sustancia llamada estimulante tiroideo de acción prolongada (LATS, long and acting thyroid stimulator), que parece ser un anticuerpo formado por el sistema inmunitario y que estimula específicamente a las células tiroideas.

En algunas personas hipertiroideas la producción excesiva de tiroxina es causada por un adenoma tiroideo pequeño, tumor de la glándula tiroides que secreta tiroxina independientemente de la regulación de la hipófisis anterior o de ciertos estímulos. En todo caso la producción excesiva de tiroxina produce hipertiroidismo. En el caso del hipertiroidismo, el metabolismo basal se incrementa mucho, a veces hasta el doble de lo normal, y la persona pierde peso, experimenta diarrea, se pone muy nerviosa y temblorosa, se incrementa su frecuencia cardiaca y su corazón late a menudo con tanta intensidad que lo siente palpitar en su pecho.
El estado de hipertiroidismo a la vez es tan intenso y prolongado que “consume” en realidad los tejidos y culmina en procesos degenerativos en muchas partes del cuerpo. Una de las partes que experimentan más a menudo degeneración es el propio miocardio.

Los métodos ordinarios para el hipertiroidismo consisten en: 1) administración de un fármaco que suprime la función tiroidea o destruye la glándula tiroides, o 2) resección quirúrgica de una parte principal de la glándula.

EXOFTALMÍA (PROTRUSIÓN DE LOS OJOS)
La mayor parte de los casos de hipertiroidismo grave desarrollan tejidos edematosos y crecidos en exceso en las órbitas, por detrás de los ojos, lo que hace que estos últimos hagan protrusión, trastorno que se llama exoftalmia. Se cree que la tiroxina tiene poca función en la protrusión de los globos oculares, que en realidad es producida por el mismo mecanismo autoinmunitario que sobreestimula a la glándula tiroides en caso de hipertiroidismo.

Como la exoftalmía es resultado al menos en parte de aumento de la cantidad de tejido por detrás de los ojos, la supresión del hipertiroidismo no eliminará toda la exoftalmia, que presistirá por toda la vida una vez producida.

HIPOTIROIDISMO
Es la disminución de la tiroxina. Una persona puede vivir muchos años con falta completa de la tiroxina, pero el metabolismo de todos sus tejidos disminuirá a sólo un poco mas de la mitad de lo normal. Se sentirá notablemente letárgica, y dormirá a veces hasta 12 a 15 horas al día. Por lo general tendrá estreñimiento, sus reacciones mentales serán perezosas, y a menudo se volverá obesa, además del aumento del deposito de grasas por todo el cuerpo en caso de hipotiroidismo muy grave, se depositará una mezcla gelatinosa de mucoproteínas y líquido extracelular en los espacios entre las células y dará a la persona un aspecto edematoso. Este fenómeno se denomina mixedema que incluye un trastorno mental con retardo de las funciones psicológicas.

Bocio: en este caso la glándula tiroides suele aumentar dos a tres veces de su tamaño, y en estas condiciones se llama bocio. En caso de hipertiroidismo la glándula también aumenta frecuentemente su tamaño, y el fenómeno también se llama así. Por tanto, el termino bocio no es sinónimo de hipertiroidismo o de hipotiroidismo, sino simplemente de aumento de tamaño de la glándula tiroides.

El hipotiroidismo suele ser causado por alguna anomalía de la glándula tiroides que, aunque la estimule la hormona estimulante respectiva, le hace imposible secretar tiroxina en cantidad suficiente.
Aun así, la glándula que secreta en forma insuficiente aumenta más y más de tamaño en un intento inútil por producir cantidad suficiente de tiroxina, y se secretan cantidades de sustancia coloidal que no contiene prácticamente tiroxina. Por esta razón, este tipo de aumento de tamaño de la glándula se llama bocio coloide.

Bocio endémico: las personas que residen en regiones del mundo en las que los alimentos contienen muy poco yodo no pueden producir una cantidad suficiente de tiroxina. Como resultado, disminuye por debajo de lo normal tanto que su concentración circulante de tiroxina como su metabolismo, lo que fomenta la excreción de hormona estimulante del tiroides por la hipófisis anterior, que a su vez estimula la glándula tiroides en un intento por aumentar la cantidad de tiroxina producida. Por desgracia, incluso este estímulo no puede intensificar la excreción de tiroxina cuando se carece de yodo, pero la hipófisis anterior sigue produciendo grandes cantidades del hormona estimulante del tiroides, de modo que la glándula sigue aumentando de tamaño y se llena progresivamente de coloide que prácticamente no contiene tiroxina. El aumento de tamaño de la glándula se llama bocio endémico, porque toda persona que vive en una zona geográfica deficiente de yodo desarrolla aumento de tamaño de la glándula.
El bocio endémico predominó en una época en diversas partes del mundo, como la región de los Grandes Lagos de Estados Unidos y los Alpes suizos, donde no hay yodo en el suelo. Más recientemente, sin embargo, se añadió una cantidad pequeña de yodo a la mayor parte de las sales de mesa comerciales, de modo que ahora es muy rara la ingestión insuficiente de yodo.
La falta de hormona por cualquier causa impide el desarrollo normal de los niños y produce retraso mental y físico (cretinismo).

PARATIROIDES

Situadas al lado del tiroides, producen hormonas que actúan en el metabolismo del calcio y del fósforo.

GLÁNDULA SUPRARRENAL

Es un órgano que segrega hormonas entre otras la adrenalina y los corticoides, éstas últimas ligadas a los procesos de defensa del organismo
Hay un solo par, una junto a cada riñón, en el hombre y otros mamíferos; pero otros vertebrados poseen múltiples glándulas adrenales. Cada glándula posee dos componentes, cuya función es distinta, aunque están íntimamente unidos:
a) La médula, que forma la porción más interna de la glándula, embriológicamente derivada del tejido nervioso (cresta neural), que segrega adrenalina y noradrenalina. Su actividad está regida por el sistema simpático.
El tejido medular parece tener principalmente una función de emergencia, y segrega sus hormonas cuando se emprende una lucha o la huida; no es indispensable para una vida reposada.
b) La corteza, que forma la parte externa de la glándula, derivada embriológicamente del epitelio del celoma.


Segrega diversas hormonas esteroides, que pueden dividirse en tres clases, aunque algunas de sus funciones se superponen:
- hormonas sexuales, especialmente andrógenos, en ambos sexos.
- glucocorticoides, que comprenden la cortisona y la hidrocortisona, las cuales estimulan la formación de carbohidratos a partir de las grasas y las proteínas, y que poseen otras propiedades.
- mineralocorticoides, especialmente aldosterona y desoxicorticosterona, que rigen el equilibrio hidrosalino del cuerpo.

La secreción de hormona cortical (especialmente glucocorticoide) está gobernada por una hormona hipofisaria. La corteza adrenal es indispensable para la vida.
El tejido medular (= cromafín) y el cortical (= interrenal) presentan disposiciones diversas en las glándulas adrenales de los vertebrados no mamíferos; en muchos peces forman órganos separados.

PÁNCREAS


Localizado por detrás y por debajo del estomago, produce insulina en los llamados islote de Langerhans, esta hormona actúa en el metabolismo de los hidratos de carbono, su falla condiciona el trastorno conocido como diabetes.

GÓNADAS

Son los ovarios en la mujer y los testículos en el varón. Los ovarios en la mujer secretan un grupo entero de hormonas conocido como estrógenos, que estimulan el desarrollo de los propios órganos sexuales y de las características sexuales secundarias de las mujeres, como el crecimiento del vello púbico y de los senos y la distribución de grasa en el cuerpo.

Los ovarios también secretan la hormona femenina progesterona, la cual se produce después del desprendimiento del óvulo del folículo durante la ovulación, las células foliculares restantes se multiplican con rapidez para llenar la cavidad.
Este nuevo crecimiento celular se convierte en el cuerpo luteo (“cuerpo amarillo”) y secreta progesterona durante la ultima parte del ciclo menstrual.

Si el óvulo no ha sido fertilizado, el cuerpo lúteo se desintegra y la secreción de progesterona se detiene hasta el próximo ciclo. La progesterona es de principal importancia en la preparación del útero para el embarazo y su mantenimiento. Por la estimulación de la hormona luteinizante de la hipófisis, en el varón los testículos comienzan la producción de la hormona androgenica testosterona. Esta hormona masculina es responsable del desarrollo de los órganos sexuales masculinos: el pene, escroto, epidídimo, la glándula próstata y las vesículas seminales. Las secreciones hipofisiarias de las hormonas foliculoestimulante y luteinizante estimulan la producción y crecimiento de las células espermáticas. La testosterona también es responsable del desarrollo y la preservación de las características sexuales secundarias masculinas, incluyen el desarrollo muscular y esquelético, los cambios en la voz y el vello facial y corporal.

A medida que los ovarios maduran, los niveles de hormona estrogenica se incrementan notablemente y comienzan a mostrar la variación cíclica de nivel durante las etapas del ciclo menstrual. El nivel de andrógenos en el torrente sanguíneo de las muchachas se incrementa sólo ligeramente.
A medida que en los hombres maduran los testículos, la producción de testosterona se incrementa de manera impresionante, mientras que el nivel de los estrógenos se incrementa sólo ligeramente. La proporción de los niveles de hormonas en los hombres y en las mujeres es parcialmente responsable del desarrollo de las características masculinas o femeninas.

Cuando las proporciones no son normales en un niño en crecimiento, ocurren desviaciones en el desarrollo de los rasgos (masculinos o femeninos) esperados. Un varón con deficiencia de andrógenos y un exceso de estrógenos puede representar una disminución en la potencia y la pulsion sexual y un agrandamiento de los senos. Una mujer con exceso de andrógenos puede presentar crecimiento de vello corporal y facial, desarrollar musculatura y fuerzas masculinas, presentar un agrandamiento del clítoris u otras características masculinas.

GLÁNDULA PINEAL

Es una pequeña estructura de aproximadamente 0.5 gramos de masa que hace protursion desde la superficie posterior de la porción diencefalica del cerebro. Consta primariamente de dos neoformaciones del techo del cerebro anterior situadas dentro del cráneo, una detrás de la otra (aunque también pueden representar la derecha e izquierda de un par).
La anterior es el órgano parietal que forma una estructura similar al ojo, La posterior forma una segunda estructura funcional también similar al ojo. Se desconoce su función, pero se cree que segrega una hormona.

TIMO

Forma parte del sistema linfoide del cuerpo, es un órgano situado generalmente en la región faríngea o cervical, formado embriológicamente de las bolsas o hendiduras branquiales.
Su función es desconocida aunque se cree que es una glándula que está en el pecho (en el mediastino), y las células de las bolsas branquiales aparecen mezcladas con masas de linfocitos; este órgano alcanza el máximo volumen en la pubertad y después se atrofia lentamente.

Todas las glándulas anteriormente expuestas son de secreción interna: las endocrinas, a diferencia de las glándulas salivales o lagrimales, no tienen ductos para transportar las sustancias que producen. En vez de ello, descargan esas sustancias directamente en la corriente sanguínea, que las transportan a todas partes del cuerpo. Las hormonas que secretan las glándulas endocrinas actúan como mensajeros químicos (la palabra “hormona” se deriva de una palabra griega que significa “mensajero”). Correlacionan nuestras reacciones con los sucesos externos y coordinan el crecimiento y desarrollo corporales.

Las hormonas son muy potentes, de modo que se necesitan muy pocas para ejercer influencia sobre las células especificas alas que se dirigen. Las células que responden a las hormonas contienen moléculas especiales en la superficie, o “receptores”, que detectan incluso las concentraciones de hormonas muy bajas.
Una vez que estas células reciben una hormona, inician una serie de ajustes dentro de la célula que dicta la hormona. Por lo general las hormonas aumentan la actividad de la hormona en forma temporal.

Las hormonas que secretan las glándulas nos ayudan a movilizar nuestros recursos físicos, por ejemplo el hipotálamo secreta una sustancia que se llama factor de liberación de corticotrofina (FLC), que se va a la pituitaria para formar y liberar otro químico, la hormona adrenocorticotrofica (HALT). La HALT se libera en el torrente sanguineo y puede ir directamente a la corteza adrenal, donde provoca que esta forme y libere corticosteroides adrenales, que afectan la respuesta del cerebro y del cuerpo al estrés físico y mental.









GLANDULAS DE SECRECIÓN EXTERNA
(GLANDULAS EXOCRINAS)


O de secreción externa.
Las glándulas exocrinas por ejemplo, las que producen la saliva y el sudor, secretan sus productos directamente a las cavidades corporales o la superficie del cuerpo. Así, las distinguimos de las glándulas endocrinas, que secretan sus productos directamente en la sangre.
Las glándulas exocrinas pueden ser mecanismos de reacción de tanta significación como los músculos estriados o lisos.
 Las glándulas lagrimales, por ejemplo, proporcionan uno de los medios iniciales de reacción al medio ambiente influyen sobre otros.
 Glándula que secreta las lágrimas, en el ojo de los vertebrados.
 Situada debajo del párpado superior en el hombre y otros mamíferos.
 Segrega continuamente una pequeña cantidad de lágrimas estériles, ligeramente antisépticas, que mantienen húmeda la córnea.
 Las lágrimas desaguan en la nariz por el conducto lagrimal desde el ángulo interno del ojo.

Las glándulas sudoríparas proporcionan todavía otro mecanismo de reacción. Las glándulas sudoríparas, bajo el control del sistema nervioso autónomo, son activadas siempre que sufrimos un trastorno emocional.
Pavlov él filosofo ruso, empleaba otra glándula exocrina, la glándula salival, en sus investigaciones sobre el aprendizaje. Notó que mientras que estas glándulas son activadas por la presencia del alimento en la boca, pueden también ser activadas por la vista del alimento y aun por el sonido de una campana o el golpeteo de un metrónomo.
 Glándulas cutáneas de los mamíferos que segregan una solución diluida (hipotónica) de las sales y otras pequeñas moléculas presentes en la sangre.
 Su función es el enfriamiento por evaporación.
 Generalmente gobernadas por el sistema nervioso simpático.
 Formadas en la epidermis, pero penetran en la dermis profundamente.




A. C. Guyton Fisiología Humana. P. 570-587. Edit. Interamericana-Mcgraw-hill. Sexta edición, México (1992).

James O. Whittaker. Psicología. P. 727,728. edit. Interamericana. Tercera edición, México (1980).

F. Philip Rice. Desarrollo Humano, estudio del ciclo vital. P. 342-344. edit. Prentice Hall hispanoamericana, S.A. segunda edición, México (1997).

Richard F. Thompson. Introducción ala Psicología Fisiológica. P 369-372. edit, Harla. México (1975).

Irwin G. Sarason y Barbara R. Sarason. Psicología Anormal, el problema de la conducta inadaptada. P. 63,64. Edit. Prentice Hall, hispanoamericana, S.A. séptima edición, México (1996).

Abraham D. Sperling, Ph, D. Psicología Simplificada. P 142-145. edit. Compañía General de Ediciones, S.A. México. (1969).

Enciclopedia de biología.

Felipe Torres Plank. Introducción a la Psicología General y Médica. P.37-38 edit. Hexágono. Guadalajara, Jalisco, 1989.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada